Decoración floral

IMG_0657Un aspecto de la ceremonia nupcial muy destacado por lo visible, y que por tanto debemos cuidar especialmente, es la decoración floral en la iglesia y en el lugar donde vayamos a celebrar el banquete de bodas.

El tipo de decoración dependerá en gran medida del recinto en el que vaya a transcurrir el evento; una iglesia, una ermita, una catedrál, un recinto civil, etc. Algo a concretar desde el mismo momento que se reserva la fecha para la boda es que posibilidades ofrece o permite el lugar, tanto para la decoración floral, como para los reportajes fotográficos. Por desgracia no es infrecuente encontrarnos con que la parroquia, o el edificio civil, tiene algún tipo de acuerdo más o menos encubierto con alguna floristería concreta, o con algún fotógrafo especializado en bodas. En estos casos es más que probable que recibamos presiones para utilizar sus servicios. Si la calidad que ofrecen no es mala, puede ser aceptable perfectamente, pero en caso de que deseemos nuestro propio decorador o fotógrafo tenemos todo el derecho del mundo a declinar sus servicios.

Otro punto a tener en cuenta es que es muy posible que no seamos la única pareja que se vaya a casar en el recinto ese mismo día. Si esto es así, no es mala idea llegar a un acuerdo entre todos para establecer una decoración conjunta.  Compartir flores en la boda resulta más económico, y simplifica la logística.

No solo podremos optar por el uso de flores, el alquiler de plantas vivas para la entrada a la iglesia, o incluso para su colocación interior, puede darnos una nota de color y distinción muy interesante.

Finalmente, nunca se debe dejar la decoración floral de la iglesia para el último momento. La empresa de floristería encargada de la decoración debería poder estudiar el lugar con antelación para una correcta planificación.


Puedes dejar tu mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.